LIFTING FACIAL


El paso del tiempo se refleja perfectamente en el rostro de las personas que a medida que van pasando los años notan que un progresivo envejecimiento va afectando la jovialidad de su expresión.
El rejuvenecimiento facial se basa principalmente en dar un aspecto más joven a la cara de una persona adulta que va aumentando en madurez. El pilar principal de dicho rejuvenecimiento es el LIFTING (ritidinoplastia) o “estiramiento” de los tejidos para tensarlos y darles un aspecto más terso y con menos arrugas.
El LIFTING de cara y cuello consiste en levantar un colgajo de piel, grasa y músculo (SMAS), tensarlo, eliminar el tejido sobrante y recolocarlo según diferentes vectores de fuerza para luchar contra el efecto de la gravedad dando un aspecto más terso y juvenil al paciente. Conjuntamente se le pueden añadir otros tratamientos para favorecer un mejor rejuvenecimiento como la blefaroplastia, aumento de pómulos o labios con grasa propia, liposucción de cuello, tratamientos con toxina botulínica (Botox® – Vistabel®) para eliminar las arrugas de expresión, peelings, laser, etc.
Actualmente el lifting es un tratamiento meticuloso, agradecido, que ha ido evolucionando hacia una menor agresión a la cara y a la persona y menos incapacitante gracias al nuevo concepto de recuperación que hemos aplicado en cirugía estética por las necesidades de la sociedad.

 

¿QUÉ ES UN LIFTING?


Es una intervención quirúrgica destinada a rejuvenecer la cara y cuello de una persona para retrasar el aspecto envejecido ocasionado por el paso de los años y la exposición a elementos medioambientales como las radiaciones solares y UVA, estrés, mala nutrición, alcohol y tabaco, etc .

 

¿EN QUÉ CONSISTE?


La cirugía del lifting es relativamente compleja, delicada y meticulosa que requiere unas manos expertas en su realización y un alto sentido tridimensional para obtener un aspecto natural del rostro.
Actualmente me gusta realizar liftings poco agresivos pero altamente efectivos, de los que destaca el lifting cervicofacial, que mediante una incisión muy disimulada que rodea la oreja se consigue “estirar” la piel y los músculos de la cara con tal de eliminar las arrugas y la flacidez existente.
También en los liftings me gusta añadir una serie de “ayudas” que mejoran el resultado, como la infiltración de grasa del propio paciente en arrugas de los surcos de alrededor de la boca, el relleno de labios, aumento de mentón y de pómulos con grasa y en bastantes ocasiones añadimos una blefaroplastia para rejuvenecer la mirada y el tratamiento de las bandas cervicales (que consiste en la eliminación y remodelación  de las “cuerdas” que se forman en el cuello al contraer los músculos).
Evidentemente, cada paciente es diferente por lo que se debe adaptar a cada uno el tipo de cirugía más adecuada.

 

¿A QUIEN ESTÁ INDICADO?


A toda persona que por envejecimiento o malformación facial o tras una pérdida importante de peso tiene una importante flacidez cutánea, descolgamiento de las estructuras faciales y un aumento de arrugas que denotan el paso de los años.
Son las mujeres entradas en los 50 años quien más frecuentemente solicitan nuestros servicios para realizar un lifting. Los hombres frecuentan menos este tipo de tratamiento y raramente llegan al 10% de los casos. Eso no quiere decir que no esté indicado en hombres, sino que debido a la diferencia del tipo de piel y a las necesidades de cada uno, no se deciden tanto a la cirugía.

 

¿QUÉ SE CONSIGUE CON UN LIFTING?


Rejuvenecer a la persona. Es el objetivo final del lifting.
Gracias a la intervención se consigue retrasar en 10 años el aspecto de la persona, aunque los resultados dependen también de las características intrínsicas de cada paciente, el tipo de técnica y los cuidados de belleza realizados después del tratamiento quirúrgico.

 

¿QUÉ TIPO DE ANESTESIA SE USA?


Como ya he comentado, me gusta ser poco agresivo para el paciente con lo que la mayoría de liftings los realizamos bajo anestesia local más sedación. Con este tipo de anestesia conseguimos que la persona no se “sienta” mal después de la cirugía a diferencia de una anestesia general (cuyas dosis de anestésico son más altas y hasta que se eliminan, el paciente se suele encontrar mareado, obnubilado, con náuseas, etc). Además se disminuye el riesgo de hematoma postoperatorio y la recuperación es más rápida.
En otros casos y, según el paciente, también utilizamos la anestesia general.

 

¿CUÁNTO TIEMPO VOY A TARDAR EN RECUPERARME?


En tres semanas estarás presentable y haciendo vida normal.
Gracias al tratamiento pre, intra y postoperatorio que realizamos y que tenemos bien protocolizado hemos observado que la recuperación se acelera obteniendo una desinflamación muy importante en los primeros días.
Me acuerdo que en los liftings que realizabamos hace unos años, la inflamación resultante en las dos primeras semanas era espectacular y las pacientes nos decían: ”estoy hecha un monstruo, si lo llego a saber…”. Hoy en día esto ha cambiado radicalmente. Gracias al tratamiento las pacientes no se inflaman tanto ni queda cara de luna llena los primeros días, el hinchazón disminuye rapidamente y a la semana queda muy poco.
A las dos semanas la paciente hace practicamente de todo aunque pueden quedar restos de morados y a las tres semanas la mayoría ya están trabajando o haciendo su vida social habitual.

 

¿ES DOLOROSO EL LIFTING?


NO. Apenas hay dolor, simplemente con calmantes suaves los 2 ó 3 primeros días es suficiente para mejorar las molestias. Es curioso, pero duele poco, aunque se puede notar un poco de picor en la zona intervenida, sensación de tirantez detrás de las orejas y poca cosa más.

 

¿SE DEBE REALIZAR UN TRATAMIENTO COMPLEMENTARIO?


No son muchos los cuidados postoperatorios, pero necesarios para un mejor resultado de la intervención. Es recomendable realizar drenajes linfáticos a partir de la primera semana de la operación, con el fín de disminuir la inflamación de la cara y cuello darles más elasticidad. También recomendamos tratamientos con ultrasonidos, con lo que disminuyen aun más rápidamente la inflamación.
Durante 15 días aproximadamente recomendamos llevar una banda facial como sostén de la zona del cuello y las mejillas para adaptar mejor la piel y disminuir la inflamación.
A parte, te recomendamos masajear suavemente la zona a partir de la semana con gel contra los hematomas.
A medida que pasa el tiempo también se pueden realizar tratamientos de medicina estética complementarios como infiltración de vitaminas, ácido hialurónico, botox, peelings, radiofrecuencia, IPL de rejuvenecimiento,… que van a ayudar a mantener durante más tiempo los efectos rejuvenecedores del lifting.
Recomendamos evitar la exposición al Sol los dos primeros meses y posteriormente con protección solar de factor alto de las cicatrices.
Para tratar las cicatrices recomendamos masajes con aceite de rosa mosqueta o la oclusión con parches de poliuretano o de silicona.
Como ya he comentado en otras ocasiones, somos muy exigentes en el tratamiento postoperatorio ya que a veces hemos visto cambios producidos por un mal cumplimiento del postoperatorio que se pueden evitar y como nos gusta el trabajo bien hecho y obtener el mejor resultado posible, hacemos lo máximo para conseguirlo y un buen seguimiento postoperatorio es básico para ello.

¿Y CUANDO ME HAYA RECUPERADO, QUÉ HAGO?


Puedes hacer vida totalmente normal.

Lo que sí te recomiendo es ir cuidándote la cara con cremas hidratantes y nutritivas, evitar la exposición al Sol ya que envejece mucho la piel, hacer una limpieza correcta de la piel con algún producto exfoliante (tipo peelings de ácido glicólico suave que venden en la farmacia) y sobre todo, ir acudiendo a los controles nuestros donde valoraremos la evolución de tu lifting e iremos haciendo tratamientos para mejoría y mayor duración en el tiempo de los resultados mediante tratamientos con vitaminas, hialurónico, bótox si hace falta, radiofrecuencia, etc, que lo que van a hacer es aumentar tu satisfacción y hacer que te sientas cada vez mejor.